Pages Navigation Menu

A mi bebé no le gusta ser porteado

A mi bebé no le gusta ser porteado

A mi bebé no le gusta ser porteado es una sentencia que, los que nos dedicamos profesionalmente al porteo, escuchamos con cierta frecuencia.

Y no es de extrañar.

Compras tu portabebés con toda la ilusión y cuando pones a tu peque llora, protesta, se retuerce… cada vez que lo intentas.

Lo lógico es pensar que a tu bebé no le gusta eso.

.

Pero ¿no dice todo el mundo que a los bebés no solo les encanta sino que les es necesario? Entonces,

.

¿Por qué a mi bebé no le gusta ser porteado?

.

El motivo más frecuente de que esto ocurra es, por un lado, que nuestro bebé no esté acostumbrado al porteo / portabebés. Por otro, nuestras expectativas al respecto.

Como te decía más arriba, lo que has leído o te han dicho es que a los bebés les encanta ser porteados y además, les hace falta.

.

Ahí está el primer error. Lo que los bebés necesitan y demandan es el contacto físico con un adulto de referencia, el cuidador principal, preferiblemente la madre.

El porteo es “solo” la manera fácil y cómoda de dar a un bebé pequeño todo el contacto que necesita. Pero hay que tener en cuenta que lo que la Naturaleza ha diseñado para que demos contacto son nuestros brazos (los marsupiales tienen bolsa y el resto de primates combinan los brazos con el agarre del bebé).

Así, lo que los bebés disfrutan siempre de verdad es ir en brazos. El porteo implica otra sensación: más zona de sostén, más uniforme y con más sujección de lo proporcionan los brazos. Así que los bebés necesitan acostumbrarse a esa sensación que no esperan.

Un recién nacido normalmente aceptará el portabebés sin reservas porque su necesidad de contacto es mucho más intensa y porque, tras 9 meses “apretados” en el útero, la sensación de mucho soporte y contención no les es extraña.

Pero si dejamos que pase el tiempo e intentamos empezar a portear tras dos, tres meses o más, nos encontramos con que el bebé ya ha perdido la sensación de límite constante que tenía en el útero.

Es verdad que parece que dos meses no son “nada de tiempo” como para que se les olvide esa sensación, pero la verdad es que, en un pequeño que tiene una experiencia vital de menos de un año (9 meses en el útero y 2 fuera), es suficiente tiempo como para que el bebé ya haya olvidado dicha sensación.

Así, pues, deberíamos tener claro que, cuando empezamos a portear a un bebé que ya no podemos considerar un recién nacido, nos enfrentamos a la posibilidad de que al bebé no le guste.

.

A mi bebé no le gusta

.

Y entonces,

.

¿Conseguiremos portearle?

.

Una vez que tenemos claro por qué no le gusta, podemos armarnos de paciencia y conseguir llevar a cabo un periodo de re-adaptación del bebé al contacto intenso y, por tanto, al porteo.

Voy a insistir en lo de la paciencia: Quizás el periodo de adaptación sea un poco largo. Cuanto mayor sea tu bebé, más probable es que este periodo sea largo.

Para empezar, tienes que tener en consideración es que has de intentar ser rápida en la colocación del portabebés para que tu bebé no se desespere durante el proceso, así que el primer paso es practicar lo suficiente con un muñeco o cojín para que, cuando subas al peque, tardes lo menos posible.

Estas primeras veces, organízate para poder salir inmediatamente a la calle. Pasear porteando a tu peque le ayudará a relajarse y distraerse y, así, ir aceptando de una manera relajada el porteo. Pero que puedas volver a casa cuando veas que tu bebé empieza a ponerse nervioso.

Poco a poco, ese tiempo podrá irse aumentando, según tu bebé se vaya acostumbrando y lo vaya aceptando.

Así, con paciencia y algo de planificación, conseguirás que tu peque disfrute del porteo.

Permíteme que te recomiende otra lectura al respecto, 7 motivos por los que tu bebé no quiere ser porteado, de mi compañera y comadre Mercedes Granda. Ya que yo hoy te he hablado de la más frecuente, pero no es la única situación en la que un bebé no le gusta ser porteado.

.

Y, como siempre te recomiendo, ante la duda, consulta con una Asesora de porteo, que son (somos) las profesionales indicadas para ayudarte.

.

Este post se escribió originalmente para el blog de La Escuela de Mamá, hoy cerrado.

Share
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España. Esta licencia es del tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas. Esto significa que puedes imprimir o distribuir la información elaborada por De Monitos y Risas por cualquier medio (escrito o electrónico) siempre que cites y enlaces el Blog; que lo hagas con fines no comerciales y que mantengas el título, contenido y pie del artículo íntegro (se puede eliminar la información comercial, si la hubiere). Si quieres usar las fotos propias de De Monitos y Risas, te rogamos que te pongas en contacto con nosotros
05e046ec-55aa-3412-9923-a4b9fa8f5947