Pages Navigation Menu

Cuando la lactancia y el porteo no se llevan bien (aparentemente)

Cuando la lactancia y el porteo no se llevan bien (aparentemente)

¿Pero cómo es eso?

¡Si el porteo es uno de los grandes promotores de la lactancia! ¡Y viceversa!

¿No suena muy amarillista ese título?

Tan cerca de la semana internacional de la lactancia se me ocurre sacar un post así….

.

Y así, voces en mi cabeza (eso suena fatal, lo sé) me hacen dudar de seguir con este post de título algo “raro“.

Pero… me he propuesto reírme de los aspectos “menos” contados del día a día de una madre porteadora. Y hoy, en base a mi experiencia (y a la de muchas compis de teta y trapo) me toca desmitificar la relación tan idílica de la lactancia y el porteo (pero con humor, ¿eh?).

.

Gracias al porteo la lactancia siempre será más práctica y no perderás tiempo buscando la posición ideal…

.

Ja! Las primeras veces creerás que tienes pezones Houdini: por más que se los coloques en la boca al bebé, terminarán en otro sitio.

Y en más de una oportunidad tendrás que reajustar y aflojar el nudo o los tirantes de tu portabebé, no por incorrecta tensión o porque el niño vaya apretado o bailón, si no porque tu talla al nivel de las tetas crecerá y decrecerá tanto varias veces a lo largo del día, que la cabeza de tu recién nacido se perderá en ellas (igual estoy exagerando, pero juro que así lo sentí).

.

.

Gracias a los portabebés podrás amamantar plácida y discretamente

.

Todo será tan fácil y limpio que hasta postales de maternidad podrías vender…

Se me escapa el café por el aparato respiratorio (por decirlo más finamente) cuando recuerdo esta inocente expectativa mía, por allá en mis años mozos de madre primeriza.

Entre las regurgitaciones (eso sí, son menores en bebés porteados), y cabecitas pringadas de agua, zumo, o la bebida de turno que se me antojara imperiosamente en esos primeros minutos del turno de amamantar, todo hacía que me sintiera como cacharro sin fregar.

También son memorables esos momentos en los que bebé curioso suelta el pezón y este se pone como surtidor loco, empapando niño, fular y al infortunado y atónito cajero de la tienda (si, me pasó).

.

El momento ideal para pasar a tu bebé a la espalda es cuando tenga control cefálico…

.

¡Falacia! El momento de pasarlos a la espalda es, amiga mía, cuando a ellos les de la g… voluntad.

Cuando ya tienen control cefálico también han adquirido control manual, ojil y un gusto muy desarrollado a estar 24/7 a la teta y porteados delante

Olvídate de ese bonito Nudo Giselle tan mono que queda o el acabado Saltwater; el que terminará nadando hacia adelante* en clavado es tu peque, intentando coger la teta. A menos que tengas teti-mangueras y las puedas pasar por el hombro.

A veces yo fantaseaba con eso, en serio.

En fin, que tendrás que esperar un buen tiempo para portear a la espalda con relax y desenfado.

Consejo: si eres una friki de los nudos raros como yo, cómprate un salao. O practica la lactancia acrobática: 

.

Aquí Elena y Jorge haciéndonos una demostración de lactancia “flexible”

.

Portear te permite amamantar y dormirlos tranquilamente con manos libres mientras te dedicas a otras cosas…

.

Pues déjame decirte que hay niños que tienen una especie de sensor de movimiento activado y si no te mueves como posesa por toda la casa… pues no se dormirá ni mamará tranquilo, ni na.

Hay otros niños que son justo lo contrario, te “obligan” a estar en modo estatua viviente, cuidando hasta los movimientos respiratorios.

Y hay una tercera raza de bebés: los que no soportan ir cubiertos de fular o no permiten que la tela les sostenga un poco la cabeza cuando van dormidos.

.

Jorge, miembro honorario del clan de los “cabezas libres”

.

Nota: sujetarles la cabeza con la parte correspondiente del portabebé MIENTRAS AMAMANTAN,  no es recomendable antes de que tengan control cefálico y lactancia establecida, sobre todo si amamantas y porteas en posición cuna. Mejor sujeta su cabecita con tu mano.

.

A veces, durante la lactancia, los senos pueden presentar disparidad de tamaño, solucionable con el tiempo…

.

Esto nunca, NUNCA SUCEDERÁ si amamantas siempre a la cadera en bandolera. Sólo chupará la teta más cercana.

No me creas esto último, sólo bromeaba 😛 (aunque si te descuidas…)

.

Ahora si, en serio, yo no sé como hubiese podido llevar a cabo mis dos lactancias de manera exitosa, sin el porteo. Porque la verdad verdadera es que SÍ te facilita la vida (a pesar del drama líneas arriba). Y tampoco hubiera llegado al porteo sin la lactancia. Aunque no conforman un combo indivisible (es decir no toda madre porteadora amamanta y viceversa), ambas forman parte de lo mismo: alimento corporal, emocional y sensorial… Crianza ConTacto.

.

¿Y tú? ¿Qué nos puedes contar de tu experiencia lactando y porteando al mismo tiempo?

.
*Juego friki de palabras. Saltwater en inglés significa agua salada.

 

Share
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España. Esta licencia es del tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas. Esto significa que puedes imprimir o distribuir la información elaborada por De Monitos y Risas por cualquier medio (escrito o electrónico) siempre que cites y enlaces el Blog; que lo hagas con fines no comerciales y que mantengas el título, contenido y pie del artículo íntegro (se puede eliminar la información comercial, si la hubiere). Si quieres usar las fotos propias de De Monitos y Risas, te rogamos que te pongas en contacto con nosotros
05e046ec-55aa-3412-9923-a4b9fa8f5947