Pages Navigation Menu

Las 5 etapas del porteo (y lo que nunca te contaron sobre ellas)

Las 5 etapas del porteo (y lo que nunca te contaron sobre ellas)

Antes que nada

Me atrevo a clasificar la vida “porteril” en 5 etapas, aclarando que dicha clasificación carece de algún tipo de investigación”científica” formal y que tan sólo es una apreciación muy empírica de una madre que ha porteado casi24/casi7 y por lo tanto es natural que exista alguna discordancia con la realidad de otras madres o familias porteadoras .

.

Y después de tanto palabrerío inicial, quiero destacar que las experiencias aquí relatadas, aunque hoy en día puedo lograr verlas a la luz de cierto humor nostálgico, en su día las viví con mucha intensidad y confusión.

.

Nba GIF - Find & Share on GIPHY

.

De hecho a veces hubiera podido protagonizar sin problema alguno el meme de Jhon Travolta (con un look más maternal, por supuesto).

Y sin más rodeos, a continuación te presento las 5 etapas del porteo y lo que (seguramente) hubieses querido saber antes sobre ellas:

.

Etapa 1: El recién nacido escurridizo (0 a 3 meses)

.

Vamos, sabemos lo preciosísimas que se ven las fotos del porteo con recién nacidos. Que muchas veces dan enorme sensación de placidez y relax con sólo mirarlos dormir morriabiertos dentro del fular…

¡Pero que no te engañen! Nadie te dice, hasta que lo experimentas en carne propia, acerca de la increíble capacidad de retorcimiento y resbalosidad, cual si vivieran pringados en aceite, de esos bichejos tan adorables a los que llamamos bebés humanos.

Es un momento en el cual quisiéramos ser mamíferos peludos para tener más “agarre”.

Lo peor es que la sensación de fragilidad que transmiten es tal, que el miedo a apretarlos en exceso o agarrarlos de manera incorrecta te hacen sentir como si manejaras partículas radioactivas.

.

Consejo para superar exitosamente esta etapa:

  • El contacto piel con piel es lo que te ayudará a entrenar tu  autoconfianza y comunicación corporal con tu bebé. Ten en cuenta que lo que más necesita tu pequeño/a ahora mismo es estar cerquita de ti, ya sea con portabebé o sin él. La naturaleza ha diseñado todo para que tú seas su principal hábitat.

.

Piel con piel o moflete con teta…siempre juntitos/as es lo que cuenta

.

Etapa 2: El pringa fulares (3 a 6 meses)

.

A pesar del título asquerosillo, suele ser una etapa muy grata. Salvo los accidentes escatológicos y las babas en los tirantes.

Si logramos establecer una comunicación corporal exitosa en la etapa 1, en esta nos encontraremos más confiadas, atreviéndonos con nuevos nudos y practicando con más soltura debido a que el tono muscular de tu bebé está mucho más desarrollado.

.

Consejos para esta etapa:

  • Nunca pero NUNCA salgas con sólo un portabebés (ahí tienes una excusa si eres entusiasta coleccionista de fulares, ejem) y siempre ten a manos toallitas, gasas, botellitas con agua y mudas extras para tu peque.
  • Si usas mochila, sería buena idea tener protectores de tirantes que al parecer estos tienen un atractivo especial que los vuelve víctimas fijas de chuperreteos babosiles.

Pensándolo bien, todo esto podría aplicar para las primeras 4 etapas del porteo

.

Etapa 3: Houdinis y ventiladores giratorios (6 a 9 meses)

.

Si, a esta edad van apuntando maneras los escapistas y los escaladores. Y empiezan a despertar al mundo, los curiosos (que son casi todos).

No importa que tan bien hagas los asientos de los fulares y bandoleras. Siempre encontrarán la manera de quedar colganderos, echando por tierra el mantra de “rodillas más altas que el culo”.

Y si no logran desencapsularse fácilmente, siempre treparán por tus riñones haciéndote agradecer que no usen botas con espuelas.

Si no es escapista, igualmente querrá girar la cabecita como peonza para curiosear qué pasa a su alrededor. Si no lo consigue, muchas veces arqueará molesto su espalda e incluso en algún momento rechace subirse en el portabebés.

Esta situación también puede presentarse mucho antes. Hay bebés de 2 y 3 meses con suficiente control cefálico como para ejercer dignamente el cotilleo.

.

Aquí bebé de 1 mes y poco más, muy “despierta” a otros estímulos

.

Consejos para esta etapa:

  • Si usas fular, intenta aprender nudos con pases o refuerzos entre las piernas. Con una bandolera extra larga también podrás hacer dichos pases.
  • Si usas mochila o mei tai de panel fijo (no evolutivo), procura que sea de la talla adecuada. Es súper importantísimo esto, puesto que si le queda grande será súper molesto, incluso doloroso ,para sus corvas y además le limitará su campo de visión. Y si le queda pequeño, irá prácticamente como en una colgona, con la incomodidad y cero ergonomía que eso significa.
  • Si usas mochila evolutiva, procura que quede bien ajustada y bien medida de corva a corva.

En cuanto a su necesidad de observar lo que pasa a su alrededor, el porteo a la espalda (o cadera)  comienza a pasar de ser una opción a casi una necesidad. Además tu campo visual lo agradecerá.

.

Me encanta esta vista mami

.

Etapa 4: ¿Bye bye Babywearing? (9 a 18/24 meses)

.

Es cuando comienzan a asomar las famosas huelgas de porteo.  Momento medio dramático pues suelen empezar en torno a las crisis de los 8/9 meses en las que quiere explorar mundo, pero a la vez sufre si no estás cerca.

Es un momento en el que prefiere que lo lleves a brazo “pelado” porque el muy astuto sabe que cuando quiera bajar al suelo será más fácil (esta conclusión en realidad la estoy sacando yo).

Para más inri, este devaneo entre porteo/no porteo suele ser cuando ya has logrado reunir el stash porteril de tus sueños o cuando has invertido en esa mochila toddler que tanto anhelabas.

Y lo peor, esto sucede cuando necesitas llevarlo en portabebés la mayor cantidad de tiempo posible puesto que ya tiene un peso considerable para llevarlo a “pulso” .

Y es que además prefieres hacer tus cosas junto a él sin riesgo de que se escape, destroce la casa o simplemente para calmar su ansiedad cuando te alejas medio metro.

.

Consejo para esta etapa:

  • Plantéate los portabebés ayudabrazos. Una bandolera también te servirá. Podrás bajar y subir a tu peque con más facilidad. Si no eres muy fan del porteo asimétrico, una mochila u onbuhimo sad (si el bebé lo tolera) son bastante adecuados.

.

Como portabebé de “sube y baja” me encanta el paño africano. Fresco, versátil y muy cómodo si estoy haciendo cosas en casa.

.

Y lo más importante, no te afanes ni te angusties. Ese “desporteo” no durará para siempre. Cuando ya tu columna se haya medio torcido (es broma) en medio de los sube y baja, sin darte cuenta ya estarás pasando a la 5 etapa.

.

Etapa 5: En brazos (o más bien en portabebés) es mejor (24 meses en adelante)

.

Y sí. Llegamos al llegadero.

Ya tu peque no tan peque, curada la emoción inicial de andar de trotamundos, ha sumado 2+2 y se ha dado cuenta que no está tan mal disponer de transporte todo terreno.

Yo digo que es la etapa en donde más disfrutamos esos momentos que nos regala el porteo, sobre todo porque ya sabemos que su fin está cercano.

Son momentos deliciosos en los que podemos conversar con nuestro tesoro mientras lo llevamos a la escuela o hacemos alguna diligencia. La cercanía de su cuerpecito y el tuyo es de mutuo acuerdo.

Paradójicamente, aunque ya no porteamos tanto, es cuando muchas nos atrevemos a experimentar con más nudos y distintos portabebés. Es lo que tiene no sentir la presión de hacerlo bien o ser indiferente a las miradas ajenas escandalizadas por llevar a un niño (o a dos) encima.

Pienso que esta etapa es muy parecida a la lactancia con niños mayorcitos: estamos más empoderadas y nuestros niños guardarán un recuerdo más lúcido de tan hermosos momentos.

Y para cerrar, más allá de que existan 5 o 10 etapas para clasificar las fases de nuestra vida porteadora, podría resumir todo en esta foto:

.

.

 Y tú ¿por cuál etapa del porteo estás? 

.

Share
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España. Esta licencia es del tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas. Esto significa que puedes imprimir o distribuir la información elaborada por De Monitos y Risas por cualquier medio (escrito o electrónico) siempre que cites y enlaces el Blog; que lo hagas con fines no comerciales y que mantengas el título, contenido y pie del artículo íntegro (se puede eliminar la información comercial, si la hubiere). Si quieres usar las fotos propias de De Monitos y Risas, te rogamos que te pongas en contacto con nosotros
05e046ec-55aa-3412-9923-a4b9fa8f5947