Pages Navigation Menu

Los “peligros” del BellyWrapping

Los “peligros” del BellyWrapping

Pues al final, no hay post de porteo. Ni vídeo.

Hoy sigo con el Bellywrapping, pero desde otro enfoque: ¿Es desaconsejable el Bellywrapping?

Para empezar, decirte que TODO lo que te recomiendo y enseño en mi blog, lo he probado en primer lugar en mí misma (y en mis hijos) y si pensara que es desaconsejable no publicaría. No quiero para ti lo que no quiero para mi.

Y antes de seguir, quiero contarte por qué nace este post.

Como sabes, y aprovechando mi embarazo, estoy haciendo una serie de post sobre Bellywrapping, la técnica que nos permite envolvernos con el fular para aliviar molestias propias del embarazo.

Además, en la sesión de diciembre del Ateneo estuvimos hablando de porteo en el embarazo y también de Bellywrapping.

A raiz de ello, tanto en el grupo de consulta que tenemos en el Ateneo como por mail algunas personas me han manifestado la duda sobre si es recomendable el Bellywrapping.

.

Evita envolver tu barriga durante el embarazo

 

El enfoque sobre la idoneidad de esta práctica que tiene este artículo es un resumen de las dudas que me planteáis:

Avoiding wrapping your belly during pregnancy

Estas son las líneas generales de información que ofrece ese artículo.

1.- La higiene postural depende del equilibrio entre los diferentes grupos musculares. En el caso de la zona que nos ocupa, la abdominal, de la pared muscular anterior y de la posterior.

2.- El peso del estómago produce cambios posturales durante el embarazo provocando las molestias típicas del embarazo. Si la tripa “tira hacia fuera” es porque está siendo empujada, porque los músculos del tronco (punto 1) ya no realizan correctamente su función, especialmente los transversos. La postura ha de ser corregida pero de una forma activa, es decir, usando los músculos.

3.- La corrección pasiva, es decir, usando elementos externos a los recursos del cuerpo, como el Bellywrapping, anula el funcionamiento de los músculos.

4.- Lo que se debe hacer es tonificar la musculatura abdominal, especialmente los transversos, sobre todo la parte más baja de los mismos, ya que son los que están soportando el peso de los órganos internos. En este punto también explica que mejor que envolverse 10 minutos sería practicar 10 minutos de unos ejercicios que tonifiquen (y propone unos ejercicios sencillos usando la respiración a tu favor). Por último, recomienda el uso de un cinturón que “ayuda” a una tonificación activa-pasiva que (al menos lo reconoce) también se puede conseguir usando un rebozo o tela ligeramente elástica.

.

Embarazo

.

.

Mis “peros” a ese artículo

.

Sin entrar a hablar de si el Bellywrapping es recomendable o no, eso lo haré después, estos son los peros que yo le veo al artículo tal y como está. Perdona si no soy imparcial del todo, pero como en el primer párrafo dice que “tiene miedo” de las embarazadas porque podemos morder no puedo leer el resto del artículo con mucho cariño… me ha sentado mal, la verdad (a lo mejor hasta tiene razón y todo :S ).

Los voy a ir desgranando en los mismos puntos que tiene el artículo.

.

1.- Se centra en la musculatura del tronco y limita el control postural a la pared anterior y la posterior. Sin embargo, es una visión reduccionista. Aunque quiera hacerlo accesible a “todo el público”, todo el público puede entender que la anatomía es mucho más complicada que dos grupos musculares.

Es cierto que el correcto equilibrio entre ambos grupos musculares es necesario para una buena postura, no solo en el embarazo. Pero no nos podemos dejar atrás muchos otros grupos musculares necesarios: el cuerpo funciona como un mecano y realmente TODOS los grupos musculares están implicados.

Me parece especialmente importante tener en cuenta la participación del suelo pélvico (aunque el artículo lo menciona de pasada en el punto 4) que es parte indispensable de la “vasija” que contiene nuestros órganos. Así como la musculatura que une abdomen-cadera-piernas que “cuidan” la correcta posición de la pelvis. Y de la parte superior del tronco.

Así es como los órganos se ven afectados durante el embarazo:

.

.

2.- Empieza poniendo que es el peso del estómago el que produce los cambios posturales en el embarazo. Quiero pensar que es una mala traducción (el idioma original es el francés) y que no hay duda de que lo que genera los cambios es el peso del bebé, líquido amniótico, placenta, etc.

Pero, y pese a que probablemente es el motivo principal de esos cambios posturales, no es el único. No nos olvidemos de la acción hormonal, especialmente de la relaxina.

La función de la hormona relaxina es facilitar el parto relajando los ligamentos y tendondes, así como los músculos, implicados en el canal del parto. Pero no se limita a actuar en “su zona de trabajo”, relaja todas las articulaciones del cuerpo: rodillas, tobillos, toda la columna vertebral, etc. se ven afectadas por la presencia de los niveles altos de relaxina.

Pero no es la única hormona que nos “afecta” durante el embarazo. Los niveles del embarazo de progesterona, elastina y estrógenos alteran la composición del colágeno, haciendo que se debilite el tejido conectivo que une los músculos, por ejemplo, en el caso de los rectos abdominales.

Entonces, los cambios posturales en el embarazo se producen no solo por el peso creciente sino por las hormonas que provocan una musculatura más relajada.

Para mí esto es importante porque, cuando en el artículo se dice que la corrección postural ha de ser activa, es decir, usando los músculos, habría que matizar que no siempre va a ser posible esa corrección totalmente activa. O no durante todo el tiempo.

Hay mil casos, cada mujer es un mundo y, por tanto, cada embarazo también. No todas tenemos el mismo tono muscular ni segregamos la misma cantidad de hormonas ni nuestro cuerpo la gestiona igual.

Estos son los cambios que sufre el esqueleto y, por tanto, la posición en el embarazo. Que estos cambios sean más o menos acusado y que provoquen más o menos molestias depende de cómo asuma esos cambios la musculatura que se apoya y sostiene en el esqueleto.

.

 

3.- Supongo que, al decir que la corrección pasiva “anula” la función muscular ya que asume su trabajo y evita que los músculos lo hagan, nos está advirtiendo sobre lo peligroso del Bellywrapping: que los músculos dejen de hacer su trabajo, especialmente los abdominales. Sin embargo, yo echo de menos que nos cuente qué consecuencias tiene eso.

Desde mi (des)conocimiento de la fisiología entiendo que la preocupación es que la musculatura se debilite y, en el postparto (inmediato o no) tengamos problemas derivados de una musculatura incompetente, como puedan ser diástasis, prolapsos, hernias, etc. Así como dolores de espalda provocados por malas posturas.

.

4.- El principal “pero” que le pongo a este punto es que, si bien el bellywrapping lo desaconseja hasta ahora, en este punto dice que el uso de un cinturón (que tiene “nombre y apellido”) sí lo recomienda. Lo que no entiendo es que, ya que dice que se puede conseguir la misma corrección postural con un rebozo o tela semielástica, no ponga un vídeo para hacerlo con estas herramientas (ya que la que se compre el cinturón tendrá las instrucciones seguro). Y, desde luego, que por un lado diga que el bellywrapping ni para 10 minutos y sin embargo, acabe aclarando que “solo” está advirtiendo de los peligros del uso “abusivo y continuado”.

.

Ventajas BellyWrapping

.

En fin, como te decía, no soy muy imparcial con el artículo :oops:. Pero como no es la única voz en contra del BellyWrapping, previa consulta a Marta*, quien, como sabes, me ayuda con los posts de Bellywrapping, aquí te cuento

.

Por qué creo que el BellyWrapping no es desaconsejable

(y algunos consejos para que siga siendo así)

 

Todas las recomendaciones en contra del uso de fajas, bellywrapping o demás dispositivos que he podido encontrar, están en relación con un uso continuado del mismo:

  • La musculatura se atrofia provocando problemas en el postparto (diástasis, prolapso, hernias, dolores lumbares, etc.)
  • El bebé no se puede mover afectando a su comodidad e interfiriendo con el normal desarrollo del embarazo que implica el movimiento del bebé como preparación del suelo pélvico y musculatura abdominal.
  • Podemos provocar problemas de circulación debido a esa inmovilidad del bebé empeorando problemas de hemorroides, varices vulvares, etc.

Sin embargo, la principal diferencia del Bellywrapping con este tipo de fajas o cinturones es que no es fácil llevarlo todo el tiempo. Es decir, cuando te colocas una faja elástica debajo de la ropa, puedes salir a primera hora del día con ella y no quitártela hasta llegar a casa al final del día.

Pero si te estás envolviendo con 4’7 metros de tela, lo normal es que lo hagas para un rato, más que nada, porque la propia estructura del bellywrapping elegido te va a pedir que lo cambies: porque no te cabe el jersey encima, porque el nudo te molesta si te sientas, porque es incompatible con la temperatura…

Así, pues, esa es la principal diferencia y el principal consejo: el BellyWrapping es para su uso en periodos cortos y para aliviar molestias. Es decir, si no te molesta nada, no te envuelvas (bueno, para una sesión fotográfica o para domar el fular, pero con la tensión justa para que el fular se sostenga y poco más). Y no estés envuelta con tensión durante mucho tiempo seguido.

Pero para esos usos puntuales, creo que es muy útil. Por ejemplo, si tienes que ir a llevar los niños al cole. Son 10 (o 20) minutos en que, obviamente, no puedes ponerte a hacer ejercicios porque necesitas salir de casa ya. Pues el fular puede ser la diferencia entre hacer ese trayecto cómoda o no.

Por supuesto, que el BellyWrapping no sustituye unos hábitos saludables y de autocuidado. Eso incluye la alimentación, el descanso y por supuesto, hacer ejercicio. Un ejercicio adecuado a tus necesidades y las necesidades cambiante de tu cuerpo.

Y aquí va otro consejo: no dejes de hacer ejercicio durante el embarazo. No solo los del suelo pélvico que te ha recomendado la matrona, sino de movilización de cadera, tonificación general, estiramientos, relajación, etc. Algunas ideas son Pilates, Yoga, Natación, Danza del vientre…

.

Ejercicio en el embarazo

.

Y por supuesto, tras el parto y la cuarentena, no dejes de hacer ejercicio para la recuperación completa de tu cuerpo. Recuerda, cuidarse para cuidar.

El Bellywrapping es un sostén, un apoyo. Por eso en los vídeos y posts te comento (y es otro de los consejos para que sea adecuado) la importancia de dar una correcta tensión: ha de ser tal que en los bordes del anudado, es decir, donde “se acaba”, has de poder introducir un dedo sin dificultad. De este modo, te aseguras de no estorbar la circulación. 

Otro motivo por el que creo que envolverte en un fular es una buena opción para aliviar las molestias del embarazo es porque está personalizado para ti. Es decir, tú te envuelves siguiendo las indicaciones de tu propio cuerpo. No es un producto ya hecho siguiendo unos estándares generales.

Eso te permite ir adaptando el anudado a tus necesidades y a la evolución de tu embarazo. De modo que si hoy te molesta en un punto y mañana en otro, solo tienes que cambiar la manera en que atas el fular para conseguir el alivio necesario. Así, es más eficaz y, por tanto, necesitas usarlo durante menos tiempo.

Además de más eficaz, mucho más versátil, ya que te ayuda tanto con una disfunción de la sínfisis como con una lumbalgia, sin necesidad de usar diferentes dispositivos.

Con esto, te doy el último consejo de esta pequeña lista. Adapta el anudado a tus necesidades y no hagas un BellyWrapping preventivo: cada día usa tu fular para aliviar las molestias que tengas en ese momento.

Sin más, y esperando que te resulte útil tanto este artículo como la serie completa de BellyWrapping, feliz embarazo!! 😉

.

Y por si quieres compartir (cosa que te agradeceré enormemente):

.

Consejos para un correcto BellyWrapping

.

Marta Sancho Melchor es Diplomada en Fisioterapia por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y ha estudiado Metodología osteopática en la Universidad Europea de Madrid. Formada en Pilates en la Federación Madrileña de Gimnasia, certificada en Mat y Studio en los niveles básico, intermedio y avanzado. Formada también en el método Peak Pilates  en la Escuela de Body evolution Pilates obteniendo  el Certificado de la PMA (Pilates Method Alliance) en 2009. Ha seguido cursos de formación en diferentes escuelas en disciplicinas como Magic Circle, Theraband, Rulo, Balón gigante, Pilates para embarazadas y postparto, Barril… En 2012 obtuvo la Certificación de GYROTONIC® Level I en la escuela de Gyrotonic® Eaglenest en Münstertal, Alemania y tiene también el curso de Aplicación terapéutica para Escoliosis en Gyrotonic. En 2013 se certifica igualmente en GYROKINESIS® Level I en la escuela de Gyrotonic® Eaglenest Münstertal, Alemania. Por último, en 2013, amplía su formación en Gimnasia Abdominal Hipopresiva en la escuela de Marcel Caufriez en 2013. Y puedes encontrarla en Oh! la luna impartiendo Pilates en el postparto y Gimnasia hipopresiva.

.

Share
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España. Esta licencia es del tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas. Esto significa que puedes imprimir o distribuir la información elaborada por De Monitos y Risas por cualquier medio (escrito o electrónico) siempre que cites y enlaces el Blog; que lo hagas con fines no comerciales y que mantengas el título, contenido y pie del artículo íntegro (se puede eliminar la información comercial, si la hubiere). Si quieres usar las fotos propias de De Monitos y Risas, te rogamos que te pongas en contacto con nosotros
05e046ec-55aa-3412-9923-a4b9fa8f5947