La Emeibaby es una mochila que nos encanta: con un panel realizado con tela de fular que se ajusta al tamaño del bebé mediante anillas, es la primera mochila que, de verdad, es ajustable tanto para un recién nacido como para un niño mayor. La versatilidad del fular con la velocidad de la mochila. Y, por qué no decirlo, ideal para los papás (hombres) que, en general, son poco amigos de telas colgando que hay que anudar (sea como sea). No seré yo la que diga que los bebés van mejor en la Emei que en un fular bien puesto, porque no es así, pero sí que puedo decir que es la mochila que respeta más la fisiología y el crecimiento de los peques.

Así que por ello hemos decidido traerla a España y, para darla a conocer, hemos puesto a viajar una, entre las foreras de Red Canguro y nuestros seguidores en Facebook. Y así, ha salido la ruta de la Emeibaby viajera, que va a durar un año   :shock::grin:.

Ya la han disfrutado diez mamás de la ruta, y alguna más a la que se las han dejado estás mamás participantes, y queremos compartir con vosotros sus experiencias. Muchas gracias a todas por molestarse en contárnoslo, y por permitirnos compartir (se pueden ampliar las imágenes pinchando en ellas).

Comienza la ruta

La ruta la estrenó Esmeralda, y nos hizo un super-reportaje, tanto con muñecos como con su sirena de 2´5 años. Con su primera experiencia nos contaba:

.

Hola!! pues mirar, no me aguante a probar, con la sirena no, porque me dijo que experimentara con gaseosa, pero con uno de mis muñecos pequeñitos, por lo menos para trastearla, tirar, desajustar, ajustar, vamos, para ver por donde respira y así de pronto me ha sorprendido gratamente, tire alguna fotografía para verla luego y mi tester favorito (mi chico) viéndola puesta me dijo que tenia buena pinta, a ver si hoy puedo probarla con la peque. Os cuento!.

Y al día siguiente: Oye!!! hoy todo el día, por la mañana para ir al cole y ahora por la tarde para pasear, prometo fotos, NOS GUSTA!!!!

Nosotras le contamos lo que veíamos mejorable, os copio: “Si acortas un poco más el tirante, tienes más fular para jugar, y podrías ponerle las piernas un poco mejor incluso, con las rodillas aún más altas.” y “Te digo lo mismo que con S, si ajustas más el tirante juegas más con el fular y puedes poner al bebé más recogidito. Eso es ideal con los recién nacidos.”

Y creemos que le fueron útiles los consejos, porque al día siguiente nos confirmaba que iba mejor, y nos regalaba estas fotos para demostrarlo:

Y, tras este testeo a fondo, se la pasó a la siguiente de la lista, Celeste. También con un niño “mayor”, de 3´5 años, teníamos esta conversación:

_ me gusta mucho y a O. ni te cuento cuando ha ido al cole esta mañana después de muchos meses sin portear. Pero me resulta incómoda de ajustar a la espalda, lo que desde luego es una gozada es poder llevarla de corva a corva

_ la ajustas delante y luego cuando le pones a la espalda sólo tienes que dar pequeños toques, la tela del fular no hay que estar ajustándola en cada puesta

_ pues probaré, claro. Yo es que le he dicho quieres subir??? y cuando me he dado cuenta ya estaba colgado del cuello, jojojoj. Hemos ido súper cómodos, algo que ya hace tiempo no conseguíamos con la ergo porque se le queda chica; y yo con mi esguince de cuello, ni me he enterado. Los tirantes muy bien.

Tras Celeste, la mochi visitó el hogar de Bei, mami de una peque de un año que tuvo más problemas para ajustarla, así que ni corta ni perezosa quedó con Elo, mi compi, que le ayudó con el truco más importante de la Emei, acortar los tirantes al máximo posible♥ (y esto en el caso de Bei que es de constitución fina era muy importante). Y así nos lo contaba ella: Después de que me explicara Elo cómo ajustarla al máximo para mi canijez, las rodillas subieron solas y la tela llego hasta las corvas como por arte de magia!! 

♥El truco es acortar los tirantes al máximo, y así el tramo de fular resulta más largo y puedes ajustar bien el saquito. Para acortar los tirantes, en el hombro hay una hebilla, en el otro extremo hay otra y también se acortan al acortar la tira horizontal que los une.

A Lourdes se la pasó Bei en un parque, tal y como nos contaba ella misma: Ya tengo la mochila!!! me la ha pasado Bei pero solo a mí se me ocurre quedar con ella en un parque… que ha querido C.? pues eso, todo menos la mochila… Gracias Bei por los consejos, ahora en casa ha estado mas tranquila y parece que le gusta pero enseguida ha querido bajarse. Ultimamente solo quiere “mano” como dice ella y caminar, espero que no sea mala epoca para probarla y quiera disfrutar con papa y mama de la mochila. Oh la luna! Me gusta! Gracias!!!

Un par de días después, nos mandaba unas fotos y una duda: Hola Elena!, mira ahi van dos fotos que me hizo A. el martes. No sé si está bien. Me parece que el culito tendría que estar algo más bajo, no se, aunque A. dice que el cree que esta bien ya que las rodillas estan mas altas que el culillo…

Y, como puede que a más familias le surjan las mismas dudas, os sigo compartiendo nuestras respuestas, aunque repetimos mucho el hecho de acortar tirantes, siempre damos algunas pinceladas diferentes: “Viendo las fotos, te diría que tienes una pierna muy bien colocada y la otra regular, tienes que asegurarte de que el canto inferior llega hasta las corvas en las dos piernas. El truco es llevar los tirantes lo más cortos posible (dentro de tu comodidad) para que tengas más fular que ajustar. Y asegurarte de meter bien el saquito dentro, que haya tela entre tu peque y tú.” Aunque para Lourdes y su peque el hecho de no portear a la espalda hace más difícil que se encuentre cómoda debido a la altura de la niña, sé de buena tinta que se llevaron buenas sesiones de besos en la mochila ;-).

La siguiente en la ruta, Irene, nos dedicó una breve frase, y una imagen que vale más que mil palabras, o eso dicen: La emei ya está con nosotras!! De momento estupenda y muy cómoda

Y Conchi, siguiente en la ruta, pudo sacar unos minutines de su tiempo para contarnos: chicas,nosotros disfrutamos mucho con la emei, siento no haber hecho fotos xq fue una semana atroz entre mi fibromialgia y una de mis mascotas muy,muy malita,,…

Bea la probó con su hija N de 30 meses, y nos decía: hace tiempo q porteamos muy poco, ella ya no quiere. Se quedo dormida en el coche y al sacarla directamente a la Emei, debió de encontrarse muy cómoda porque así estuvo mas de una hora! Nos gustó, muy cómoda, y eso que no pude ajustarla bien.

He de decir que, personalmente, me emocionan mucho estas fotos ya que a muchos de estos niños los conozco desde la tripa de su mamá (o recién salidos) y verles ahora de “modelos mayores” de un producto por el que hemos apostado personalmente, y ver que les gusta a ellos y a sus mamis (y a los papis parece que también, pero se dejan fotografiar menos) nos resulta motivador y, por qué no decirlo, emocionante.

La ruta es larga, y nos quedan muchas fotos y muchos testimonios. De hecho, de las mamis que ya la han probado en la ruta, aún nos quedan dos por subir sus experiencias, pero imagino que ya será para el próximo post de la viajera. Lo que sí podemos compartir son otras historias de mamás que, sin participar en la ruta, han tenido la oportunidad de probarla y han querido compartirlo con nosotros. Especialmente, le agradezco a Celita, mamá de dos preciosas niñas de 4 años, que la probó y espontáneamente publicó esto en su muro de facebook: 

Después de mucho tiempo sin portear, el otro día tuve ocasión de probar una mochila nueva que han traído las chicas de Oh! La Luna, me la dejó una mamá cangura de una cangurita de un año preciosa.. Había leído que esta mochila vale para todas las edades y quise probarla con mis hijas de 4 años… ¡y no veas si vale!… Pregunté a C. si quería probar, me ayudaron a ajustármela bien… y C., no perdiendo las buenas costumbres, se durmió, y entonces volví a llevar a mis dos niñas otras vez… Estuve casi hora y media con la niña a la espalda… (pensé que me iba a dejar doblada… pero no… estuve todo el tiempo muy a gusto y luego no noté nada cargadas las lumbares).

Y cuando le pedí permiso para publicarlo, no sólo me lo dio con el texto, sino con las imágenes también. GRACIAS!

Y ya para terminar (por hoy), os comparto las fotos del más peque y del más grande que han usado la mochila viajera (aunque en este caso ha sido la que está viajando entre los profesionales del porteo)

  • Aquí, Marta de Mamá Pata con un peque de dos meses:

  • Y aquí, Patri, de Centro Mimame, con su hijo mayor, 6 años, 25 Kg., 1´25 m.

.

Gracias a todas! y a vuestros monitos! Feliz porteo (mejor, si es con Emei :mrgreen:)

Share

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo