Pages Navigation Menu

ABC pañalero. Materiales.

Pues aquí va el segundo artículo del ABC dedicado a los pañales de tela. En esta ocasión nos centramos en los  materiales que se usan en los pañales de tela: materiales absorbentes, materiales que van en contacto con la piel del bebé y materiales impermeables. Le agradezco enormemente a Garbine de Maripuri Tijeritas (artesana pañalera) que se haya tomado la molestia de leerse el texto y mejorarlo con sus aportaciones (que aparecen en gris). También a todas las chicas del grupo de Facebook donde “pañaleo”, que saben un montón y comparten mucha información desinteresadamente, lo que ha ayudado a ampliar mis conocimientos de los pañales en general y de los materiales en particular. 

Materiales absorbentes

Son aquellos que se encargan de absorber y retener la humedad. Forman el interior (núcleo) de los pañales Todo-en-uno, los absorbentes de los Todo-en-dos y de los Rellenables, y los pañales absorbentes de los Dos piezas; ajustados, con forma y plegados (ver “ABC pañalero. Tipos de pañales“).

Los más usados son el algodón, el cáñamo, el bambú y la microfibra, aunque hay algunos otros. No hay que perder de vista que, además de las características del material en sí, influye mucho la manera de tejerlo (terciopelo, rizo, franela, interlock, etc.)

Hay que diferenciar tejido plano de tejido punto. El tejido plano es el que se fabrica en el telar, entrelazando dos hilos normalmente formando un ángulo recto: uno de los hilos es la urdimbre y el otro la trama. Es una estructura rígida, que no cede o cede muy poco. El tejido punto es el formado por bucles de hilos enlazados entre sí formando mallas, bucles o puntos. Consiste en pasar una lazada de hilo sobre una aguja y luego pasarla a otra aguja (para entenderlo, lo más sencillo es pensar en el tejido de lana o similar que se hace con dos agujas): se entrelaza el mismo hilo formando una sola estructura, en este tipo de tejido la estructura la forma un solo hilo larguiiiisimo. Es una estructura elástica en todas las direcciones. Se pueden identificar deshaciendo un trozo de tela. En el caso del tejido plano, se van quitando hilos en un sentido, mientras en la muestra de tela quedan hilos, “flecos”. En el tejido punto, se va deshaciendo el tejido al ir tirando del hilo, no queda nada. Casi todos los tejidos planos tienen su versión en punto.

Los pañales en punto tienen mejor ajuste que los que son en tejido plano (Por ejemplo, un ajustado en franela plana o en interlock de algodón), el patrón se ha tenido que variar considerablemente pensando en esa elasticidad que tiene el tejido, como en toda la ropa interior, siempre se considera a la hora de patronar el % de elasticidad (aunque no lleve elastano). A la hora de coser también son mucho más complicados los tejidos de punto.

La absorbencia depende de muchos factores, es todo un pelín relativo: si está peinado, si tiene bucles (por tanto aire entre ellos que permite que el líquido se quede enganchado), la torsión del hilo, el entramado apretado o más abierto (a más cerrado más absorción, pero a más abierto más rapidez de absorción), la fibra origen del tejido (si es porosa, escamosa, lisa…), etc.

Algodón

El algodón es uno de los materiales absorbentes naturales más económicos. Absorción media, velocidad de absorción media, riesgo de fuga (Riesgo de que, bajo presión, el tejido expulse parte del líquido) media, tiempo de secado bajo. Muy buena resistencia a los lavados, la temperatura alta y al secado. De hecho, cuanto más uso más absorbencia. Resulta un tejido suave, flexible y cómodo. Permite que la piel traspire y es hipoalergénico. Además, existe en una gran variedad de tejidos, colores y estampados. Y no es demasiado abultado (siempre dependerá de la manera en que esté tejido).

Lo podemos encontrar orgánico: es el algodón cultivado en la agricultura ecológica. Al no utilizar fertilizantes ni pesticidas el tejido ofrece una muy alta tolerancia por la piel sensible. Resulta más absorbente que el no orgánico y de tacto más suave. Y muchísimo más sostenible.

Como decíamos, se puede encontrar tejido de diferentes maneras, por ejemplo:

 

Rizo de algodón

Toalla o rizo de algodón. Es la “presentación” más habitual del algodón para pañales. Normalmente, su composición es 100% algodón. Es muy absorbente debido a que la fibra hace bucles, por una de las caras o por las dos, consiguiendo una gran superficie donde retener el líquido (cuanto más largos los bucles, más capacidad de absorción). El tejido es muy resistente tanto al uso normal (pises, lavados, secados) como al paso del tiempo (yo tengo ajustados que llevan cuatro años de trote constante y apenas ahora empieza a notarse el desgaste). Lo encontramos en el núcleo de pañales todo-en-uno, en los absorbentes de los rellenables, en algunos insertables/absobentes extra, pero sobre todo en los pañales ajustados

Interlock y Jersey de algodón. Es un tejido muy fino y suave, y lo podemos encontrar 100% algodón (el punto de las camisetas) o con mezclas de otros materiales, como elastán, para dotarles de elasticidad. El jersey es un tejido un poco más “abierto” que el interlock. La diferencia entre el punto normal (jersey, camiseta) e interlock es que en el primero ves por el derecho unas espiguitas y por el revés punto bobo, suele ser fino pero depende del grosor del hilo, del gramaje final…; en el interlock por las dos caras parece lo mismo, suele ser más espeso que el jersey y sobre todo más fácil a la hora de coserlo, no se enrolla tanto y se hacen menos carreras. Para lograr una buena absorbencia, es necesario usarlo en múltiples capas ya que es muy fino y por tanto su absorbencia es mucho menor que la del rizo. Sin embargo por su suavidad se mantiene confortable y “blando” uso tras uso. Lo encontramos en pañales todo en uno y en ajustados o con forma, aunque también se puede usar en insertables/absorbentes extra y en pañales plegados.

Franela estampada

Franela o muletón de algodón. Es un tejido suave de diferentes grosores (el muletón es la versión más gruesa y mullida) que se consigue cepillando la tela para sacar finas fibras. Así, estos “pelitos” consiguen aumentar la absorbencia del tejido al retener la humedad entre ellos (especialmente el muletón, por ser más grueso). Con el uso se va quedando un tanto tiesa, pero se recupera su suavidad frotándolo o dándole un “remate” al secado de 10 minutos en la secadora. Resulta más fina que el rizo y puede resultar por tanto más cómodos los pañales al abultar menos, pero tampoco absorbe tanto como el rizo ni es tan resistente. Lo encontramos en los ajustados, y también se puede usar en los todo-en-uno, en insertables/absorbentes extra y en pañales plegados.

Al muletón le suelen meter un hilo más en la trama, con un avance más sinuoso y es el que se cepilla. En muchas tiendas aparece como “sweat” (que puede ser peinado o no, entonces sería el terry). La franela suele ser en tejido plano, y el muletón en tejido punto, por lo que gana en elasticidad. En el muletón el derecho sería el punto visto y el pelito el revés.

Piqué “ojo de perdiz” (birdseye fabric). El último descubrimiento (al menos para mí) de los tejidos pañaleros. El piqué es 100% algodón tejido con una trama en forma de diamante muy pequeño, que es donde queda retenida la humedad. Tiene una gran capacidad de absorbencia, y, gracias a esta trama, con una gran finura, por lo que los pañales quedan muy finos y poco abultados. Además, cuanto más se lava, más suave y absorbente se vuelve. De momento, lo conozco en pañales todo-en-uno, en pañales planos (tipo gasas) y en predoblados, pero seguro que vale para cualquier tipo de pañal. 

Sherpa. Se teje igual que el rizo, y posteriormente se cepilla para conseguir un tejido muy muy suave y esponjoso. Normalmente, está formado por una mayoría de algodón (entre el 75 y el 97%) y una pequeña parte de poliester (el resto). El poliester es la malla sobre la que se tejen los bucles de algodón, queda por tanto en el revés de la tela, y se usa para darle durabilidad al tejido. Sus propiedades y uso son muy similares al del rizo, sólo que resultando un tejido más mullido, esponjoso y suave. Hoy en día son difíciles de encontrar pañales en sherpa, aunque sí se puede encontrar el tejido para confeccionar uno mismo ajustados, insertables, todo-en-uno, etc.. Yo tengo unos ajustados de Kissaluvs adorables desde mis comienzos pañaleros casi, aunque ahora en su web dice que son de “cotton fleece” (franela), a mí por la foto me parece sherpa.

Gasa

Gasa. La gasa, 100% algodón, tiene una trama muy abierta y sobre todo desordenada, sin tensión, resultando muy fina y poco absorbente. Como ventaja, además de que resulta muy económica, su tiempo de secado es muy bajo. Las hay más  o menos tupidas, más o menos suaves (aunque todas ganan en suavidad y absorbencia con el uso). Se usa en pañales planos (gasas, predoblados y contorneados) 

 

.

.

Bambú

Absorción muy alta, velocidad de absorción media, riesgo de fuga medio, tiempo de secado alto (aunque también hay que tener en cuenta que el bambú absorbe más, por lo que tarda más en secarse). Excelente resistencia a los lavados, la temperatura alta y al secado. Tampoco resulta muy abultado.

El bambú es un material estrella. Su cultivo es ecológico (aunque de modo intensivo agota el terreno): no necesita pesticidas, herbicidas ni fertilizante, es de rápido crecimiento, llegando a crecer más de un metro al día ( !!! ) en condiciones optimas. Además, esto se traduce en que, al ser plantas tan grandes (muy frondosas además) absorben una gran cantidad de anhídrido carbónico, hecho que contribuye a disminuir el efecto invernadero. Por otro lado, para transformarlo necesita muy poco gasto energético, y es posible transformarlo para muchos y muy variados usos: desde material de construcción hasta textiles, sin olvidar que es comestible.

Los tejidos de bambú que normalmente encontramos para los pañales de tela están hechos de viscosa de bambú, que se obtiene mediante un procesado químico de la pulpa del bambú (al contrario del algodón, que se obtiene mediante un procesado mecánico), mezclado con otros tejidos naturales o sintéticos para darle durabilidad. Así, el tejido resultante es más suave que el algodón, y de igual o mayor durabilidad. Tiene propiedades que la hacen ideales para las pieles más delicadas:

  • Termoregulador: es cálido en invierno y fresco en verano.
  • Antibacteriano y antifúngico: contiene naturalmente agentes que previenen que aparezcan bacterias y hongos, lo que significa que evita la proliferación de hongos y se mantiene libre de olor. En el proceso mediante el cual se convierte el bambú en viscosa de bambú (que es el tejido que se usa en los pañales de tela) estos agentes se pierden, por lo que se les añaden artificialmente en el proceso.
  • Muy absorbente y transpirable: La fibra de bambú está llena de microagujeros, lo que se traduce en una mayor absorbencia, entre tres y cuatro veces más que el algodón, y muy alta transpirabilidad, permitiendo que la piel respire. La viscosa, por la forma de las fibras y su carácter amorfo, hace que la absorbencia sea mayor. 
  • Hipoalergénico, suave y calmante: la materia orgánica del bambú es naturalmente suave con propiedades calmantes para la piel, siendo ideal para piel sensible y otras alergias o dermatitis.
  • Además, ofrece protección contra los rayos UVA (aunque eso para los pañales no es tan determinante, hehe).
Por contra, este procesado químico hace que no sea ecológicamente muy sostenible. Sí que existe tejido de bambú más respetuoso con el medio ambiente (el proceso se realiza en circuito cerrado, por lo que los químicos no acaban en el medio ambiente), pero no es fácil de encontrar en los pañales confeccionados. También es posible encontrar tejido de bambú obtenido mediante procesado mecánico, pero entonces no es tan suave ni tiene esas propiedades. Así, la viscosa de bambú la encontramos en varios tejidos (mezclada con otros materiales pues la viscosa de bambú por sí misma no es suficientemente resistente en el tiempo y uso):
.

Rizo de bambú

Toalla o rizo de bambú. Normalmente, compuesto por un 85-95% de bambú, y el resto de poliéster o similares. El sintético se utiliza para formar la trama donde se tejen los bucles de bambú. Así, el material sintético queda en el revés de la tela y no en contacto con el bebé. Por lo demás, es muy similar al rizo de algodón, con las características propias del bambú. Su suavidad es mayor que la de algodón, pero con el lavado y secado se va quedando más “tiesa”. Para recuperarla (como con todos los tejidos) basta con frotar la tela o darle un “remate” al secado en la secadora. Lo podemos encontrar en en todo-en-dosajustadospredoblados y en absorbentes/insertables extra.

También está la micro-toalla, que es en tejido punto, una cara de bucles y por la otra se ve el punto. Los bucles son más finos y tiene la ventaja de ser más elástica que la toalla normal, que es en tejido plano.

Interlock de bambú. Similar al interlock de algodón, pero con las características propias del bambú (más suave y más fino básicamente). Suele estar compuesto por un 70% de bambú y un 30% de algodón orgánico u otros materiales, como poliester. Lo encontramos en los absorbentes de los todo-en-dos, de los rellenables, y por supuesto se puede usar en la elaboración de ajustados, todo-en-uno y de insertables/absorbentes extras.

Muletón de bambú. Normalmente, está constituido por un 70% de bambú y un 30% de algodón orgánico u otros materiales, como poliester. Resulta un material muy absorbente y relativamente fino, por lo que es ideal para la parte absorbente de cualquier pañal, tanto los una pieza, como los ajustados del sistema dos piezas.

Tencel

El tencel es, al igual que el bambú usado en los tejidos de pañales, una fibra artificial (conseguida mediante procesado químico) de un material natural. En el caso del tencel, este material natural es la pulpa de eucalipto (puede ser también pulpa de haya, pero entonces se le llama “modal”). Así, pues, se trata de una viscosa con unas propiedades muy similares a la viscosa de bambú, si bien esta puede ir sin mezclar.

Lo ecológico y sostenible en comparación al bambú, es que su transformación en viscosa se realiza en ciclo cerrado y que se recupera casi el 99% del disolvente utilizado, no como el bambú que al ser producido en su mayor parte en China en control es mínimo. Los bosques utilizados en la fabricación del Tencel también tienen certificado y están controlados. El nombre real del tejido es Lyocel, Tencel es un nombre comercial.

Además, frente a la viscosa de bambú, es más sostenible ya que los productos químicos utilizados son menos perjudiciales para el medio ambiente.

De momento, es escaso su presencia en el mercado de los pañales de tela, pero cada vez lo vamos viendo más, sobre todo en ajustados. Nosotras estamos testando unos de Popolini, y estamos satisfechas con el resultado, así que en breve los tendremos en la tienda.

Cáñamo

Absorción media-alta (aunque tarda más lavados que lo otros antes de alcanzar su absorbencia máxima), velocidad de absorción muy baja (es el más lento de todos los tejidos pañaleros), riesgo de fuga muy bajo, tiempo de secado medio. Muy buena resistencia a los lavados, la temperatura alta y al secado. De todos los materiales absorbentes, es el que menos abulta.

Es, de todos los textiles que se usan para confeccionar pañales, el material más ecológico. Crece rápidamente y sin fertilizantes y no agota el suelo sino que lo regenera. Buen bactericida y fungicida. El cáñamo es menos flexible que otros materiales (resulta bastante “duro”) por lo que es a menudo mezclado con algodón orgánico, para ser más suave y flexible. La mezcla de cáñamo y algodón además de resultar más suave (que el cáñamo solo) hace que la velocidad de absorción sea mayor. Tras los lavados se queda bastante “tieso”, pero con 10 minutos de secadora, o con retorcerlo un poco, recupera su suavidad. 

Aunque es la misma planta de la que se extrae la marihuana y el hachís, cannabis sativa, son variedades diferentes las que se cultivan para el uso farmacológico-psicotrópico y para el uso textil. No obstante, es una planta que tiene un alto nivel de aceites que se encuentran presentes en la fibra textil nueva. Estos aceites son tan abundantes en el tejido de cáñamo que es necesario lavar las tres-cuatro primeras veces separado del resto de la colada de pañales, ya que podrían impermeabilizarlos. 

Lo encontramos, en los pañales de tela, en dos tipos de tejido básicamente:

Interlock de cáñamo: Normalmente compuesto por un 55% de cáñamo y un 45% de algodón. Es un tejido fino y bastante suave, sobre todo teniendo en cuenta que es cáñamo. Presente en los insertables de los pañales rellenables, para pañales ajustados, y para absorbentes/insertables extra.

Franela de cáñamo

Muletón/franela de cáñamo: Igualmente compuesto por un 55% de cáñamo y un 45% de algodón. Tiene una de las caras mucho más suave que la otra, por lo que suele ser el “derecho” de la tela. Se queda especialmente dura con los lavados-secados, pero como decíamos, con un poco de secadora o retorcer-golpear el tejido suele ser suficiente (si lo que quieres es recuperar su esponjosidad, secadora entonces). Se usan para confeccionar pañales del sistema de dos piezas: ajustados y planos (predoblados). Y por supuesto, en absorbentes/insertables extra. 

.

Hay otros tejidos de cáñamo que, aunque no son fáciles de encontrar en pañales industriales, sí que están presentes en pañales artesanales o la tela para confeccionar los tuyos:

  • Toalla-terry de cáñamo, 55% cáñamo y 45% algodón, es más absorbente que la franela de cáñamo pero mucho más voluminoso, es muy adecuado para la realización de insertables y absorbentes. 
  • Microterry (microfibra) de cáñamo, 47% cáñamo, 38% algodón, 15% poliéster; tiene el rizo por una sola cara y cierta elasticidad, por lo que se suele usar para confeccionar ajustados e insertables/absorbentes.
  • Etamina de cáñamo, 55% cáñamo y 45% algodón, un tejido de urdimbre muy abierta, lo que lo hace ideal para confeccionar gasas, predoblados y contorneados. 

Microfibra

Absorción extremadamente alta, velocidad de absorción muy alta, riesgo de fuga muy alto, tiempo de secado muy bajo. Excelente resistencia a los lavados, la temperatura alta (se puede lavar hasta 95º) y al secado. Y abulta bastante.

Sección de microfibra

La microfibra es un tejido sintético compuesto generalmente por un 80% poliéster y un 20% poliamida.

El poliester es el que realmente está reducido a un tamaño micro, y la estructura es muy densa, muy apretadita. La poliamida es la que absorbe o mejor dicho atrae el líquido (por capilaridad).

Realmente, no “absorbe”,pero la mejor forma de entender cómo funciona es ver una sección transversal de la fibra. Los líquidos (y la suciedad) quedan “atrapados” en la estructura de la fibra, no dentro del tejido en sí. Por ello, son capaces de absorber tanto líquido, pero esto también es la razón de que sea tan fácil sacar ese líquido mediante presión (piensa en una bayeta de microfibra, absorbe mucha agua que sacamos con facilidad al estrujarla o retorcerla), es decir, su retención es muy baja porque el líquido sale con la misma facilidad que entra. 

Dentro de la microfibra, existen diferentes tipos, con el rizo más corto o más largo. En cualquier caso, todas ellas absorben mucho líquido en poco tiempo, por lo que es ideal para poner como primera capa absorbente. Y como suelta el líquido con facilidad cuando se la presiona, es buena idea combinarla con algún tejido que retenga ese líquido para evitar las fugas.

Hay que tener en cuenta que la microfibra es un tejido muy agresivo con la piel, ya que no sólo absorbe la humedad del pis, sino que absorbe también la de la propia piel incluso su película grasa natural, por lo que hay que evitar ponerla en contacto directo con la piel del bebé.  Se usa para núcleos de pañales todo-en-uno, para las tiras absorbentes de los rellenables y para las piezas absorbentes de los todo-en-dos (con una capa normalmente de siempreseco para evitar el contacto directo de la microfibra con la piel). Y por supuesto, en los absorbentes/insertables extra

Lana

¿Lana?¿Material absorbente? Pues sí. Una vez que llevas cierto tiempo en el pañaleo, “descubres” que la lana es el único material impermeable de origen natural (no sintético) que podemos usar (con los pañales). Pues bien, resulta que también cuenta como material absorbente. La lanolina de la lana (su grasa natural) hace que sea por naturaleza repelente a la humedad. Sin embargo, la lana puede absorber hasta el 30% de su peso en líquido antes de transmitir sensación de humedad.

La fibra de la lana (como en escamitas) es impresionante. En un sentido absorbe muchísimo, en el otro es super repelente del agua… no hay más que ver una oveja bajo la lluvia… para tintar es la mejor fibra… coge todo y en tonos preciosos (buena absorción), no coge olores, no se arruga…

Uno de los muchos beneficios de la lana es que es antimicrobiana, por lo que se mantiene libre de olores y sólo necesita ser lavada tras mucho uso o cuando le ha caído una mancha directa. Nosotras lo descubrimos hace poco en forma de insertables. Y, gracias a una compañera del grupo de Facebook de pañaleo en el que participo, pues he descubierto una artesana americana que hace pañales ajustados de lana, así que me he puesto en la lista de espera de su próxima producción (ya que hace tiradas cortas de vez en cuando). Ya os contaré, me dicen que son ideales para la noche.

Zorb

Es un material que no tengo el gusto de conocer, así que me remito a lo que dice el fabricante en una entrevista que le hicieron al respecto (esto es un extracto, traducción casera, para leer la entrevista clicka aquí)

Zorb sólo contiene fibras de celulosa mezcladas con viscosa de bambú/algodón y microfibra, las mismas fibras que se encuentran en casi todos los pañales TE1 en el mercado, nada más. Resulta un tejido hipoalergénico, resistente y fácil de higienizar. Se fabrica en los EEUU y Canadá cuidando el medio ambiente y nuestros trabajadores. Mantenemos la fórmula exacta y el proceso de fabricación de Zorb en secreto. 

En esta entrevista, el fabricante dice que, aunque es un material que resulta grueso, es muy muy absobente, por lo que con menos capas se consigue una gran absorbencia. Según ellos, el grosor de una capa de Zorb equivale a la de 3 capas de franela o 1 de sherpa; sin embargo, una capa de Zorb absorbe (siempre según el fabricante) como 4 capas de franela o 2 de sherpa.

Respecto a la capacidad de retención de la humedad bajo presión, nos dicen: Las fugas por compresión se producen cuando el tejido se satura en una parte y no puede distribuir la humedad desde la zona más húmeda hacia el resto del material. Zorb, según ellos, tiene la capacidad de movilizar la humedad con facilidad y rapidez, por lo que este problema no le afecta. Por otro lado, las fugas por compresión dependen de la resiliencia del tejido. Que sería la capacidad del tejido de movilizar la humedad de una zona a otra cuando hay presión. Para entender mejor este concepto, pensemos cuando andamos sobre arena húmeda: cuando nuestro pie está ejerciendo presión, la arena de alrededor se seca, ya que la humedad ha sido desplazada debido a esta presión. Pues bien, Zorb es muchísimo más resiliente que cualquier otro tejido natural por lo que da menos problemas de fugas por presión. Y, al ser más absorbente que los sintéticos como la microfibra, también supera a estos en ese aspecto.

Así que, según el fabricante (que añade más virtudes, como suavidad y resistencia al uso), el Zorb es EL material. Por tener otro punto de vista, os pongo el de mi comadre Vega (de la que me fío mucho más que de estos señores :mrgreen:), que lo ha usado:

Absorbe mucho, pero no es para usar solo hay que combinarlo con algo fuerte que retenga (cáñamo, bambú) porque hace efecto bayeta y aunque absorba bastante lo puede soltar. El tejido enseguida envejece, no tiene buen aspecto (como bolas) pero funciona igual. Se limpia bien y sale casi seco de la lavadora. No abulta ni pesa. Yo lo uso para sustituir la microfibra de la capa superior. No me encanta pero funciona bien. Desde luego no es lo que promete el fabricante.

Y Maripuri, que ha traído un poco para probarlo en sus creaciones: yo tengo en mano un pedacito, y es como un fieltro, todo fibras como prensadas, también leí que no puede ir sólo pues se deshace en el lavado, que tiene que ir recubierto de dos tejidos, por las dos caras.

.

Y con esto, creo que hemos terminado con los materiales absorbentes. Lo ideal es combinarlos, colocando, de arriba hacia abajo (impermeable), y sin tener en cuenta los minoritarios como el Zorb y la lana:

  • Microfibra (aunque con un material entre ella y el bebé, ya que no se puede poner en contacto directo con el bebé): ya que absorbe rápidamente y ayuda a retirar la humedad de la piel del bebé cuanto antes.
  • Algodón, bambú-Tencel: así va absorbiendo la humedad desde la microfibra y la va acumulando.
  • Cáñamo: que con su velocidad lenta de absorción pero su gran capacidad de retención es el almacén ideal del pis, evitando las fugas por saturación o compresión.

Tabla de materiales absorbentes: pincha para ampliar la imagen

Materiales en contacto con la piel del bebé

Son aquellos que están en contacto con la piel del bebé. Podemos hacer dos grandes grupos:

Materiales naturales

En general, cualquier material natural, independientemente de cómo esté tejido, es apto para poner en contacto con la piel del bebé. Así, todos los tejidos naturales que hemos visto como absorbentes (algodón, bambú, cáñamo, tencel) se pueden usar también en contacto con la piel del bebé. Muchos pañales, sobre todos los ajustados y pañales planos, no tienen una capa de tejido especial para estar en contacto con la piel, sino que el mismo tejido absorbente cumple esta función.

A la mayoría de los bebés, los tejidos naturales les van mejor en contacto con la piel que los sintéticos, pero hemos de tener en cuenta que un tejido natural nunca va a conseguir un efecto siempreseco. Así que a aquellos niños que tienen problemas de piel derivados de la humedad, o aquellos que llevan cierto tiempo usando desechables y se han acostumbrado a la sensación seca puede ser que les vaya mejor un tejido siempreseco. Como siempre, la mejor recomendación que podemos hacer al respecto es probar antes de hacer la inversión.

No obstante, además de los tejidos ya vistos, existen algunos más indicados ya que, por su acabado, dan cierta sensación de siempreseco:

 

Velour

Terciopelo (velour) de algodón: 100 % algodón, el terciopelo tiene una cara de “pelito” que es la que se pone en contacto con la piel del bebé, muy suave, que, aunque absorbe el pis y se mantiene húmeda, al tacto parece menos húmeda que otros tejidos de algodón, como la toalla o la franela. Los pañales rellenables Econnapi lo usan. Con los lavados se puede poner un poco áspero, es suficiente frotarlo consigo mismo para que recupere su suavidad. Se trata no obstante de un tejido que absorbe, así que se puede usar para realizar pañales completos o insertables/absorbentes extra.

Terciopelo (velour) de bambú: Un tejido similar al terciopelo de algodón, pero de composición 70% bambú, 28% algodón y un 2% de poliester que se usa en el reverso de la tela para darle más estabilidad. Lo encontramos en los rellenables Blueberry Bambú

Materiales sintéticos

Los materiales sintéticos que se usan en contacto con la piel del bebé tienen ciertas ventajas: son siempreseco (es decir, mantiene la humedad alejada de la piel del bebé), secan muy rápido y las cacas se limpian con facilidad, ya que no “penetra” en el tejido y se “agarran” menos, y aguantan altas temperaturas con más facilidad. Por contra, son materiales sintéticos que no siempre van bien a todos los niños, son menos transpirables y retienen olores con más facilidad. En cualquier caso, siempre recomendamos probar, ya que no todos los niños son iguales y lo que a uno le va bien no le funciona a otro.

 

Polar

Polar: El polar es un tejido 100% poliéster. Dicho poliéster puede provenir del reciclaje de envases de plástico o directamente del petróleo. Es un material ligero, suave, de secado rápido y que se mantiene siempre seca ya que repele el agua. Además, como es una tela suave, mantiene al bebé no solo seco sino también confortable. Tiene tendencia a hacer bolitas (pilling): cuando se le lava con materiales naturales, tiene tendencia a captar las fibras que estos materiales sueltan, haciendo las bolitas. Es simplemente un aspecto estético, las bolitas no afectan a su funcionalidad, de hecho quitarlas puede estropearlo al retirar parte del tejido en sí. Se pueden evitar en gran medida lavando a mano el polar. El polar lo encontramos en muchísimos pañales rellenables y todo-en-uno. En algunos pañales además, se combina una lengueta con polar que se puede elegir poner o no, según nos guste poner siempreseco en contacto con el bebé o tejidos naturales. También, en algunos ajustados que incorporan capa de siempreseco. Y como forros “sueltos”, que se pueden añadir a cualquier pañal.

Suedina (Suedecloth): Igualmente 100% poliéster, es un tejido con las mismas características del polar, pero más fino. Hace menos bolitas, precisamente por ser más fino. Salvo para forros, lo podemos encontrar en los mismos casos que el polar, en contacto con la piel del bebé, es una capa seca y confortable. Por ejemplo, lo tenemos en algunos todo-en-dos.

Hay otros tejidos con efecto siempreseco, como por ejemplo el minki (que se usa como capa siempre seco en algunos pañales ajustados y también como capa exterior decorativa y suave en otros) pero comparten las mismas características técnicas y de cuidado, lo que cambia es el tacto. 

Materiales impermeables

Son los que usamos para evitar que la humedad salga al exterior. Existen tres materiales impermeables que se usan en pañales de tela.

Lana

 

Lana

La lana es un tejido naturalmente impermeable, resistente a la suciedad y al desgaste, antibacteriano y transpirable. Es ideal para los cobertores, pues regula la temperatura, es fresquito en verano y cálido en invierno. Es perfecta en bebés con problemas de piel. Y es la mejor opción (y la única) si se quieren utilizar sólo materiales impermeables naturales en contacto con el bebé.

Los cobertores de lana son especialmente adecuados para la noche, pues, al ser tan transpirables, permiten la evaporación del líquido, impidiendo que el pañal se sature, y manteniendo fresca la piel del bebé. 

Pueden calar en determinadas circunstancias, sobre todo si el pañal está muy mojado y el bebé se encuentra situado de manera que presione un punto o zona del cobertor. Los cobertores de lana pueden ser tejidos a agujas o cosidos con fieltro de lana, interlock de lana o similares. Y pueden tener forma de pantalón largo o longie, de pantalón corto o shortie y la forma “normal” de los cobertores, con ajustes mediante snaps o velcro. Siempre por talla, ya que al ser un tejido que abulta, el sistema unitalla resultaría “mucho bulto” en las tallas pequeñas.

Su único inconveniente es que es más delicado: hay que lavarlos bien a mano bien a máquina en el programa delicado. No es necesario lavarlo en cada uso, simplemente se ponen a airear y la lana se “autolimpia”. Si se ha manchado de caca o ya huele a pis, es cuando lavamos. Y, para mantener su impermeabilidad, hay que relanolizar periódicamente, bien usando un jabón con lanolina al lavarlos, bien relanolizando cada dos o tres lavados. 

Aunque parece “lioso”, una vez que te animas con la lana no puedes vivir sin ella ;-).

Polar

El polar es la versión sintética de la lana. Como ésta, es muy transpirable, resultando ideal cuando hace calor, ya que al permitir el intercambio de aire, el culete se mantiene más tiempo seco y fresco. Sin embargo, al tratarse de una fibra sintética, 100% poliester, es de fácil cuidado y mantenimiento.

Generalmente, el polar que se usa para impermeables es mucho más denso que el polar normal, un poco como los polares para la montaña, para cortar el viento. Se le suele llamar polar “Windpro”. El entramado es muy cerrado pero dejar transpirar muy bien.

Cuando la parte absorbente ya está llena de líquido (no necesariamente saturado), si se presiona el cobertor de polar deja pasar el líquido a través. Por esto, si la ropa del niño (u otro elemento) presiona y el pañal está lleno de pis, puede producirse fugas por “efecto mecha”.

Como es un tejido sintético, es fácil que acumule olores, así que si se ha humedecido de pis hay que enjuagarlo, o lavarlo si el pis ha penetrado. Se lava en lavadora o a mano sin mayor problema. Además, es un tejido de rápido secado.

Los cobertores de polar los podemos encontrar con forma de pantalón largo o longie, de pantalón corto o shortie y la forma “normal” de los cobertores, con ajustes mediante snaps o velcro. Siempre por talla, ya que al ser un tejido que abulta, el sistema unitalla resultaría “mucho bulto” en las tallas pequeñas. También se usan en cobertores híbridos, con PUL, para realizar las piezas de ajuste en la cintura y muslos, ya que ni el polar (ni la lana) dejan marca gracias a su suavidad y elasticidad.

PUL y algodón laminado

Son dos materiales muy similares, de prestaciones y cuidados similares. El PUL es poliéster laminado con poliuretano. El algodón laminado es una capa de algodón que se lamina también con poliuretano (TPU, poliuretano termoplástico que es blando y flexible). Así, las características estéticas (color, estampado, tacto) las aportan el poliéster o el algodón, y la impermeabilidad el TPU (poliuretano). 

 

PUL

Resultan así tejidos impermeables, transpirables (aunque menos que los de lana y polar), finísimos, muy atractivos estéticamente y sencillos de cuidar: pueden lavarse hasta 60º y mantienen su buen aspecto mucho tiempo. Secan muy rápido, además.

El PUL o el algodón laminado se usan para proporcionar la capa impermeable de los pañales del sistema de una pieza (todo-en-uno, todo-en-dos y rellenables). Podemos encontrar algunos pañales cuya capa exterior no es ni PUL ni algodón laminado, en ese caso dicha capa exterior es decorativa y la capa de PUL va oculta. Por ejemplo, en los pañales con acabado de minky

Los cobertores realizados con PUL o algodón laminado suelen ser del tipo que ajusta mediante broches o velcros. No los encontramos longies ni shorties porque el material no es suficientemente elástico. Sí los hay por tallas y unitallas.

 

Imagen de la microfibra extraída de: http://www.netipulit.com/bayeta-microfibra.html. El resto de imágenes son de tiendas on-line de tejidos.

 

Share
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España. Esta licencia es del tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas. Esto significa que puedes imprimir o distribuir la información elaborada por De Monitos y Risas por cualquier medio (escrito o electrónico) siempre que cites y enlaces el Blog; que lo hagas con fines no comerciales y que mantengas el título, contenido y pie del artículo íntegro (se puede eliminar la información comercial, si la hubiere). Si quieres usar las fotos propias de De Monitos y Risas, te rogamos que te pongas en contacto con nosotros
05e046ec-55aa-3412-9923-a4b9fa8f5947